Qué es el interés compuesto y por qué se considera la octava maravilla del mundo

“El interés compuesto es la octava maravilla del mundo“.

Albert Einstein.

Todo aquel que lo entienda logrará beneficiarse; quien no, lo pagará. Con “interés compuesto“, se hace referencia a la acumulación de intereses en un tiempo determinado inicial, como el interés anual. La idea es que dichos intereses se reinviertan en el capital invertido, en vez de perderlos. Es decir, sumando los intereses, el capital aumenta conforme se añaden más intereses. Así, en vez de 1000 euros iniciales, estaríamos hablando de 1010, de 1020, de 1030… (un sencillo ejemplo de interés compuesto) con cada actualización.

Qué es el interés compuesto

Consiste en la suma de un interés a un depósito o préstamo. Concierne a la acumulación de intereses generados durante un período determinado tras el aporte de un capital inicial (CI). Así, el interés (r) durante un período determinado de imposición (n) no termina por retirarse, sino que se reinvierte retroactivamente. Al acumularse al capital, se capitaliza el interés, de modo que, en la siguiente liquidación de intereses, el interés pasa a integrarse en el capital, el cual se toma como cálculo del nuevo interés. Constituye un estándar realmente usado en economía la magia del interés compuesto.

Diferencia entre interés simple y compuesto

Interés simple se llama a aquel capital básico puesto en un principio tras vencer el plazo de crédito o inversión. Por su parte, se denomina “interés compuesto” a ese mismo capital, pero al final del crédito o la inversión. La diferencia entre ambos estriba en que el primero no resulta capitalizable, mientras que el segundo sí que permite incrementar ese capital ingresado desde un primer momento. Puede, así, producirse una extraordinaria diferencia en el número de intereses en función de la forma de cálculo. Por eso, resulta vital conocer las diferencias a la hora de invertir o pagar un préstamo.

Calculo del interés compuesto

Se puede calcular el interés compuesto, directamente desde Excel, usando la función VF y utilizando la fórmula =VF(interés,períodos,0,-capital inicial). También se puede introducir de forma manual, insertando cada dato en una sola celda, ateniéndonos a la fórmula Cf = Ci (1 + iⁿ). Cf es el capital final; ci, el capital de base; i, la tasa de interés y n, el número de períodos. Deben introducirse los datos del ejemplo de interés compuesto en cuestión.

Formula de interés compuesto

Otra forma de calcular el interés compuesto se basa en el uso de la siguiente fórmula: I = Co x ((1 + i / 100)ⁿ – 1). Con Co, se representa al capital del comienzo invertido o prestado; con la i, se refiere a la tasa de interés representada por unidad de tiempo y, con n, al tiempo transcurrido entre el momento inicial de la operación y la devolución o el pago. Una formula de interés compuesto más simple es: I = Capital final – Capital inicial.

La magia del interés compuesto

¿Dónde reside entonces la magia? La respuesta parece clara: en crear dinero de la nada, al modo del célebre milagro bíblico de los panes y los peces. No en vano, el interés compuesto se apoya en ese hipotético dinero que no está ahí desde un principio, con el capital de base para invertir. Saber obtener el calculo del interés compuesto debería, en consecuencia, formar parte del acervo de la educación financiera de todo ciudadano y debería enseñarse directamente en la escuela.

Algunas cosas interesantes